Skip to content

Rosa Diez cierra su cuenta de Twitter. Como no se deben hacer las cosas en la Web Social.

Rosa Díez se unió como otros muchos políticos, siguiendo probablemente el ejemplo de Obama, a los medios sociales (“social media”) a esa tan de moda web 2.0, pero alguién debió avisarle antes que si entras en la conversación, debes esperar críticas y que desparecer del mapa cuando ellas llegan tiene efectos contraproducentes.

Rosa Díez centró la polémica cuando una actualización de su Twitter coincidía en día y hora con la de una entrevista a ella televisada, lo cual destapó que no era ella la que actualiza el Twitter (o al menos no siempre). Creo que no debe sorprender este hecho, los políticos tienen una vida pública muy estresante, más familia y amigos y es difícil compaginarla con un blog, un Twitter… parece comprensible que su gabinete de comunicación le ayuden bajo unas directrices, sinceramente nadie ha pensado que fuera el mismo Obama el que actualiza su Twitter y blogs, no hace mucho tuve la oportunidad de ver a Ernest Benach en el evento cava&twitts sobre políticos 2.0 de Barcelona y comentó como algunas personas le ayudaban a actualizar en temas referentes a fotos (por temas obvios, ver comentario de Marc Cortés) no era él la persona que en ocasiones actualizaba su blog y Twitter y a nadie le sorprendió, igual que nadie se sorprende de saber que el rey no escribe sus discursos de navidad.

Sea como sea la noticia de la ubicuidad de Rosa Diez se ha extendido por Internet rápidamente y las respuestas por parte de Rosa Diez eran esperadas… pues ya tenemos respuesta, Rosa Díez ha cerrado su cuenta en Twitter y uno se pregunta porque esta señora no tiene un asesor en Social Media Optimization (SMO) o como no se informa un poco sobre como funciona la nueva comunicación. Este tipo de movimientos sólo van a generar más ruido, más comentarios, más suspicacias y la pequeña bola de nieve, se va a ir transformando, vamos que a presenciar un Efecto Streisand en toda regla y al parecer no ha sido este su primer error en el uso de Twitter.

Qué fácil habría sido haber explicado todo esto un poco, haber ganado una oportunidad para mostrarte transparente, para dar la cara y hablar con la gente… En fin me lo tomaré como algo positivo y es que los expertos en SMO van a hacer mucha falta.

15 Comentarios

  1. Josep,

    Me gustaría puntualizar algo que mencionasen tu post acerca de lo dicho en un Cava&Twitts al respecto que Ernest Benach dijo que no actualziaba él su Twitter. No fue eso lo que dijo (y en la web de Cava&Twitts tienes los vídeos), sino que dijo que él era precisamente quien lo actualizaba, excepto cuando se trataba de fotos en los actos que participaba en los que claro está él no podía hacerse la foto a si mismo. Sólo en este caso era gente de su equipo quien colgaba el Twitt.

    Y lo matizo porque en ese mismo debate él, junto a otros de los pnentes, comentaron las dificultades que tienen en poder dar respuesta a todo lo que les llega a través de las redes sociales (y no les compadezco, al fin y al cabo han sido ellos los que se han metido en esa historia), pero creo que es de justicia reconcoer lo que dijo cada uno.

    Gracias y disculpa la intromisión en tu blog.

  2. Hola Marc;

    Intromisión ninguna, gracias por precisar la información y corregir mi error de apreciación. Ya he actualizado el post ; )

  3. Hola Jose,
    Gracias por la información y aclaración al respecto ya que tu blog es de sumo interés y acaba despertando esa contrainformación necesaria.

  4. Solo da para lio, el tuiter este todavia no se para que sirve. Hay que levantar la vista de los gadgets en la vida y ver por donde se anda, con quien se anda y disfrutar de la misma.

  5. […] digital de ciertas personas y no es la primera vez que hablo en este blog (en concreto con el uso de Twitter de Rosa Díez). Leyendo Techcrunch leo un caso que clama al cielo, el de la abuela Twittera (artículo en […]

  6. […] sucedió a la supuesta tuitera Rosa Díez, fundadora y líder del partido español UPyD, quien fue “pillada” tuiteando en su cuenta a la vez que estaba en directo en televisión sin estar…, tras lo cual tras el revuelo, su cuenta desapareció de Twitter. En este último caso, se […]

  7. POL POL

    […] En primer lugar, un político que esté en el 2.0 debe estar detrás si utiliza su nombre, y si no lo está, debe decirlo, es decir, la primera pauta, en mi opinión, es la transparencia, que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso de una campaña 2.0. Por ejemplo hay un caso de un político en twitter ya que  fue duramente criticada al tuitear a la vez que estaba en directo en el telediario de La 1, es decir, ella no manejaba su cuenta de forma personal, y tuvo que abandonar twitter por las críticas. […]

  8. Germán Germán

    Rosa Díez es, a mi juicio, una mujer extraordinariamente resentida desde el momento en que (como parece ser esperaba) fue descartada como líder (¿o debo escribir lideresa?) del PSOE cuando accedió a ese rango el Sr. Rodríguez Zapatero. Ha sido lo suficientemente osada (e hipócrita) de fundar un sucedáneo de partido político con el único objeto de erosionar a los socialistas; está claro que hace el “caldo gordo” al PP y ése es el lugar en el que debería estar esta arribista, muy conocida en Vizcaya por su afán de “escalar”, su ausencia de escrúpulos (su cantinela -no se puede calificar de otra forma- respecto al triste asunto del terrorismo de ETA no es sino un recurso; ¡bastante le importan a ella las víctimas del terrorismo!), extraordinariamente pendiente de su imagen que, desgraciadamente para ella, no puede dejar de traslucir una vulgaridad más que palpable, vulgaridad sólo asimilable a la que expone en sus vergonzantes libros, indicativo claro de su escasa preparación intelectual y su aún más escasa cultura.
    ¿Por qué no se retira a algún lugar, Sodupe, por ejemplo? ¿No ha nutrido ya lo suficiente su cuenta corriente a costa de la política? Así, al menos, dejaríamos de soportar su desagradable presencia, su voz irritante y su figura de sílfide sesentona con tan mal gusto a la que solamente parecen aprovechar sus correligionarios de la extrema derecha de Intereconomía y otras cadenas de similar catadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *