Skip to content

Relevancia, el factor clave en la economía de la atención.

La economía de la atención gana importancia. Cada vez hay más información, más sites, más funcionalidades, más personas conocidas conectadas. Hasta ahora hemos ido aumentando el tiempo que pasamos online para hacer frente a ello, pero como usuarios ‘maduros’ de Internet, nuestro crecimiento en tiempo de conexión ofrece poco margen de crecimiento, el resultado de ello es una creciente competencia por captar la atención de los usuarios.

Así pues vemos como los sites de mucho tráfico intentan constantemente ofrecer nuevas funcionalidades, que a veces rozan el extremo del absurdo para que nos quedemos en ellas e incrementemos el número de páginas vistas y con ello sus ingresos publicitarios; comentarios, videos, gráficos explicativos, sorteos, animaciones, subida de archivos… todo con tal de que los usuarios permanezcan más tiempo con nosotros.

Muchas de estas funcionalidades extras con las que se están poblando los sitios de mayor tráfico (periódicos y redes sociales generalistas) se están olvidando de uno de los principios más importantes dentro de la economía de la atención. La relevancia, Facebook podría ser el caso de una muerte de éxito debido a la escasa relevancia que la mayoría de aplicaciones existentes tienen para los usuarios, estupideces como la representación en 3D de los goles en Marca.com ejemplifica ese ‘más y más funcionalidades’ sin pensar en el valor añadido que podemos ofrecer al usuario.

De nuevo, como sucede a menudo en internet, nos obsesiones con la cantidad y no la calidad. Pensemos en estrategias duraderas, en que interesa a nuestros usuarios y el valor añadido de cada una de nuestras acciones antes de dedicar el dinero en tiempo y desarrollo que ello conlleva.

Si os interesa el tema os recomiendo este artículo sobre la Economía de la Atención. Imprescindible.

http://www.readwriteweb.com/archives/attention_economy_overview.php

En este blog escribí anteriormente sobre la relación entre Economía de la Atención y la Economía del regalo

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *