Skip to content

De la planificación a la adaptación: lecciones del Cisne Negro

Una de las lecturas que más me han impactado últimamente es el Cisne Negro de Nassim Nicholas Taleb, un libro de filosofía que ha generado un notable impacto en el ámbito disrupción y la innovación. El libro es sin duda una cura de humildad para gurús, expertos y “sabelotodos”, sobre nuestros esfuerzos por predecir lo impredecible, el libro desmonta nuestros intentos por prever el futuro. ¿alguien acaso se dedica a revisar las “pseudo predicciones” de los “gurús”?.

Este libro es nos enseña lo insensatas que son nuestras “predicciones” en excel y nos alerta sobre que lo importante no es lo que sabemos, si no lo que no sabemos. ¿alguien anticipó el éxito de Google? ¿algún experto alertó de la llegada de Whatsapp mientras las teleoperadores aumentaban su infraestructura de SMS?  ¿Alguien nos avisó de la llegada del iPhone cuando Nokia parecía una empresa intocable? Pero cuidado, esto no solo pasa en el terreno de la innovación ¿alguien avisó del problema del nacionalismo catalán? ¿alguien predijo la llegada de Donald Trump? Si señores, hay que reconocerlo, ningún cambio relevante o descubrimiento fue anticipado, pues principalmente tienen orígenes diferentes a los que pensábamos.

Así pues, ¿qué podemos aprender de este libro en nuestro día a día?

  • Olvídate de planificaciones (especialmente de aquellas que van más allá de los 6 meses) o al menos sé consciente de la debilidad que tienen.
  • Por el contrario céntrate en crear planes adaptables y moldeables. Al final el libro nos lleva sin querer metodologías “lean” y ágiles, donde conviene tener procesos cortos y ajustables.
  • El trabajo es la única manera de alcanzar la “serendipia”, los factores incontrolables, la suerte, la llegada de fenómenos disruptivos (esos “cisnes negros”) crearán un cambio incontrolable, pero solo intentando avanzar tendremos la inercia de poder sumarnos a dicho cambio.
  • Se flexible para poder “abrazar” los nuevos cambios de forma rápida, el futuro estará moldeado por fenómenos, compañías y tecnologías que no conocemos, si tenemos una estructura lo suficientemente líquida para adaptarnos, nos será más fácil sobrevivir.
  • Confiemos en la intuición, frente a la racionalidad de los “expertos” nuevas maneras de trabajo más basadas en las experiencias propias, en nuestros “insights” se demuestran mucho más valiosas y en ocasiones exitosas que las opiniones de grandes expertos.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *