Skip to content

Excesos 2.0

Uno lleva ya un tiempo con la mosca detrás de la oreja, creo que nos hemos dejado deslumbrar, como muchas otras veces por la tecnología y los usos que le damos. En esas andaba cuando leí el clarividente artículo de Fernando Tellado «El social media y la madre que lo parió» y uno empieza a sentir que no está solo, que tal vez no tenga que avergonzarme por echar el freno, por poner una pausa y reflexionar ¿a donde estamos yendo? e incluso a reivindicar conceptos tan poco «trendy» como «pereza digital«, pero muchachos «¡no llego a tener vida 1.0 si me dedico a la 2.0!» como bien dice Marcos Eguillor (gracias a Pablo Melchor por citarme el artículo).

Y así uno empieza a ver cosas «raras», todo el mundo halaga la gran campaña de El Corte Inglés en Foursquare, que será muy noticiable pero en términos de ROI les traeará un cero patatero, pero leo poco sobre su estrategia SEO o de la defectuosa usabiliad/arquitectura de su web, que eso si les podría traer un retorno directo de la inversión… pero claro el SEO y la usabilidad no están de moda. De pronto leo que el nuevo Volkswagen Polo se va a anunciar solo en Facebook… y también pienso que eso no se lo creen ni ellos y que seguirán usando la tele pues el «reach» que necesitan está ahí (pero queda muy «cool» eso de apostar por redes sociales y ser innovadores).

En fin, que yo también asesoro en temas de «web social» pero señores una pausa para reflexionar, no será la primera vez que vemos como las leyes pendulares de la tecnología nos llevan a los excesos y la madurez y reflexión vuelven a llevarnos al punto medio, creo que ya va siendo hora de frenar el péndulo, yo sigo con la mosca detrás de la oreja.

10 Comentarios

  1. Has dado en el clavo José, lo que se deber evitar es el exceso de «chachipirulez 2.0» en el que tratan de abducirnos los que «solamente» ofrecen a sus clientes lo megaguay que es una fanpage de la muerte donde los clientes son colegas y los followers se convierten en flowers que pululan en un mundo de piruleta, paz y amor lisérgico.

    En fin, que esto, como todo, pasará, se seguirán usando las redes sociales, pero todo en su justa medida. Solo hace falta esperar a que se pase la fiebre y la resaca y, con unas décimas menos, los clientes recuperen la lucidez 😀

  2. Sr. José,
    me sentía raro mientras escribía el artículo, pero veo que no soy el único.
    Por mi parte, hago voto digital y me esforzaré por intentar seguir escribiendo.
    Saludos,
    m

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Uno lleva ya un tiempo con la mosca detrás de la oreja, creo que nos hemos dejado deslumbrar, como muchas otras veces por la tecnología y los usos que le damos. En esas andaba cuando leí el clarividente artículo de Fernando T…..

  4. Chapeau! Leí en su día el post «Pereza Digital» y a partir de ese momento el título se incorporó a mi vocabulario como frase hecha para expresar un estado de ánimo muy particular, que es justo el que anda detrás de la reflexión que comentas en tu post. Tan real como la vida misma y las campañas de El Corte Inglés en Foursqare :o) Muy bueno.

  5. Por fin alguien con un poco de cordura en esto del «social media piruli». Que sí, que están muy bien, pero no vienen a ser el nirvana ni mucho menos. Muy bueno el post.

  6. No puedo estar más deacuerdo contigo. El día que haya que revisar cuentas, alguno las tendrá que presentar virtuales. Pongamos los pies en el suelo. El 2.0 hay que verlo como una herramienta para potenciar las relaciones personales que han existido de toda la vida (nadie ha inventado nada) y no como un fín en si mismo.

  7. JLP JLP

    Pues si José… Compartiendo los conceptos que se derivan de la Web 2.0: participación, colaboración, etc.. observo que alrededor de las herramientas 2.0 se desarrolla un efecto burbujeante –Burbuja 2.0- que como siempre obedece al clásico determinismo tecnológico. Tuvimos la burbuja Web 1.0 con un importante impacto económico, la burbuja 2.0 posiblemente estallará vía “pereza digital”,por cierto, un excelente post de Marcos Eguillor… Aún me resuena la “gilipollez” del gurú que escribió aquello de “Si tu hijo no está en una red social, tiene un problema de relación” y, sobre todo, la de los palmeros acríticos que se sumaron a dicho lema. Los medios sociales son una gran oportunidad para muchas cosas, desde las relaciones personales hasta las profesionales, pasando por la posibilidad de compartir conocimiento e información, pero reducir el mundo a una presencia 2.0 versus la vida real, social… es una patochada.

    Una buena reflexión por tu parte
    Un cordial saludo

  8. Genial el post, jose

    Mientras se dediquen recursos a trabajar sobre redes sociales y no se destine una parte a mejorar la web lo que crearemos será una burbuja como aquella que ya vivimos en el 2000.

    Bajo mi punto de vista hay que destinar el esfuerzo en varias fases, lo primero el producto o servicio, después los contenidos, la experiencia de usuario, usabilidad y demás temas que ya no están tan de moda pero que siguen siendo importantes, el seo y una vez todo esto funciona correctamente trabajar sobre redes sociales. Ofreciendo algo.

    Y no un estar por estar. Sino al final lo convertiremos en spam. Ya no molará y reventaremos la burbuja.

    mil gracias por el post, genial

  9. Totalmente de acuerdo. «In medium consistit virtus». Y a mi, además, lo de las redes sociales me huele a chamusquina… deberíamos vivir en una permanente versión Beta. Saludos postSanfermineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *