Skip to content

El documental «Good Copy, Bad Copy».

Good  copy bad copy

Dentro del espacio de discusión «Now» en el CCCB se proyectó «Good copy, Bad copy» un documental sobre las implicaciones legales del nuevo espacio musical en la «era del remix», la remezcla, el sample y la facilidad de difusión del entorno digital fomentan la creatividad en determinados contextos, esta creatividad se ve amenazada por legislaciones privativas. En el documental se muestran interesantí­simos ejemplos de dicha creatividad musical.

Girl Talk, cuya obra se basa en el «sampling» y convertido en exitoso DJ.

Danger Mouse y su «Grey Album», fruto de la remezcla del «White Album» de los Beatles y el «Black Album» de Jay-Z. Dando lugar a uno de los más exitosos discos del 2004 y por el cual su creador no vió ningún dinero, al menos de manera directa.

– El cine nigeriano en búsqueda de alternativas para la compensación al autor y desafiando el modelo impuesto por los EEUU.

– La movida del «Techno Brega» en Brasil. Interesantí­simo movimiento que remezcla exitos del pop rock mundial en un formato techno con un modelo de negocio basado no en la venta sino en el éxito de la canción para atraer público a las fiestas.

Opiniones como las de Lawrence Lessig, Ronlado Lemos, the Pirate Bay y más aparecen en el film dando sus puntos de vista.

Resulta extremadamente interesante la visión desde la periferia, de puntos como Jamaica, Brasil o Nigeria como contraposición al modelo europeo-estadaunidense que erróneamente solemos considerar como universal, con nuevos enfoques y modelos de negocio contrapuestos a los modelos genearles. Esta visión periférica otorga al filme una riqueza y diferenciación que eleva su calidad.

Al mismo tiempo el documental con un montaje muy divertido resulta ameno a la par que didáctico y enriquecedor, con un punto de vista marcado a favor de una cultura libre y fuera de una pseudo objetividad imposible de alcanzar, pero mostrando los diferentes puntos de vista, la cinta se convierte en un elemento de reflexión sobre sobre los lí­mites de la creatividad en el mundo de la música.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *